¿Eres de los que practicas el Clean Eating?

| 28 noviembre, 2017 | Comentarios (0)

63581ff9e40469d89b600f2c7472d311Alimentarse de modo saludable ya no es una tendencia sino que ya es un hábito de muchos consumidores. Conceptos como alimentación y sostenibilidad. alimentación y medio ambiente están completamente relacionados. Así pues, han surgido nuevos modos de alimentarse como el clean eating o el stop food waste.

El Clean Eating o Come limpio es una corriente que consiste en depurar la dieta, reduciendo el consumo de alimentos procesados, aumentar la ingesta de vegetales y olvidarte de las calorías vacías y los refinados. Este tipo de alimentación se basa principalmente de “whole foods”, o sea, alimentos que pueden ser consumidos en su forma natural.

Una de las precursoras de la filosofía de comer limpio es la nutricionista canadiense Tosca Reno, autora de varios libros de salud y fitness, que en el año 2007 publicó “The eat-clean diet. Otro de sus promotores más visibles es Alejandro Junger, un médico estadounidense de origen uruguayo cuya obra”Clean” permaneció los seis primeros meses de 2011 en la lista de los 15 más vendidos de “The New York Times”. A lo largo de estos años, el clean eating ha sido un tema recurrente en los medios de comunicación de todo el mundo.

El principio básico del Comer Limpio es “no comas nada que tu abuela no reconocería como comida”, un regreso al pasado de la alimentación. Adoptar este tipo de alimentación nos hará ser más conscientes de lo que comemos, mirar mejor el etiquetado de los alimentos (hay mucha publicidad engañosa), aumentar el consumo de frutas y verduras y practicar deporte diariamente.

Este método es aparentemente sencillo pero supone hacer importantes cambios en el estilo de vida de la sociedad actual, empezando por prescindir de alimentos tan habituales en nuestras despensas como los carbohidratos refinados (pan blanco, pastas, cereales del desayuno) y sustituirlos por productos integrales y granos enteros que velan por nuestra salud y ayudan a prevenir la diabetes y la obesidad. Reducir el consumo de carne entre un 10% y un 20% ayuda a tu alimentación y a reducir gases de efecto invernadero que provienen de la agricultura animal.

Se trata de un estilo que sólo requiere pequeños pero cruciales cambios de hábitos.

 

Fuentes: buena vida – el país, vogue, bioeco actual

 

 

Tags: , ,

Sección : Belleza y bienestar, Ecología y Sostenibilidad, Naturaleza y Vida, TrendSet

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario..